La alopecia o pérdida anormal de cabello ataca a mujeres y hombres, no sólo en el cuero cabelludo sino en otras zonas con presencia de pelo.

 

El ciclo capilar tiene tres fases: anágena, crece mucho; catágena, no crece pero tampoco se cae, y telógena, en la cual se cae normalmente.

 

Duración

Estas fases tienen cierta duración según el género: “En las mujeres, la anágena dura de seis a ocho años, y en hombres, de dos a tres años; la fase catágena dura tres semanas y la telógena, de tres a seis meses por igual”, dice.

 

Todos los días se cae cabello, por lo regular 100 diarios en promedio; sin embargo, si la persona empieza a observar exceso de pelo en la almohada, al terminar de bañarse o al cepillarse, o bien, si notan las llamadas entradas en las partes frontal y trasera de la cabeza, se considera ya una pérdida de cabello considerable, es decir, alopecia.

 

Por estrés -uno de los principales detonantes de la pérdida excesiva de cabello- se liberan sustancias que irritan el folículo piloso.

 

La dermatitis seborreica, debida a la presencia del hongo Pityrosporum ovale, ocasiona también pérdida importante de cabello debido a la producción excesiva de grasa, que es una de las característica de la afección.

 

Escalas

Para establecer la severidad de la alopecia existen escalas: en el caso de los varones, cuando ya hay entradas prominentes se denomina patrón de Hamilton; en las mujeres, patrón de Ludwig.

 

“Normalmente, el patrón de Hamilton tiene siete subdivisiones, y se consideran las primeras dos como normales; a partir de la tercera, se habla ya de pérdida importante de cabelloy se traza una línea imaginaria desde la base de implantación de la oreja a la parte de arriba, y son visibles las entradas”.

 

La edad es un factor importante en quienes desarrollan alopecia; si se trata de hombres menores de 35 años, el problema se conoce como alopecia androgenética prematura, la cual constituye un marcador no tradicional de riesgo elevado de enfermedad cardiovascular.

 

En el caso de las mujeres con alopecia, la doctora Alvarado Rivas señala otros factores detonantes como el uso de tintes, acondicionadores y hasta el tipo de peinado. “Hay una prueba llamada tracción del pelo para diagnosticar esta condición. Hay que tomar un mechón de pelo seco y jalarlo, si se sacan cinco cabellos o más se considera un caso positivo de alopecia”.

 

La prevención de la alopecia requiere desde buenos hábitos alimenticios (suficiente cantidad de frutas, verduras y agua en la dieta) hasta el control del estrés.